,

A Coruña: La ciudad vieja y el puerto

Turismo Coruña

La Coruña no es una ciudad demasiado grande y se puede visitar en un día, para llevarte al menos una impresión general. Pero si sólo estas un día, tendrás que seleccionar bien lo que quieres hacer porque no te va a dar tiempo a todo.

turismo coruñaCreo que, al visitar la ciudad, es indispensable darse un paseo por el casco histórico, en torno a la plaza de María Pita, que dependiendo del tiempo que tengamos o le queramos dedicar puede ser más o menos largo.

Si hemos visitado la Torre de Hércules antes y queremos ir al centro andando, no nos llevará más de media hora (hay 2 kilómetros aproximadamente). Si vamos en coche, puede que aparcarlo no sea fácil, pero siempre habrá algún parking (justo al lado de María Pita hay uno, por ejemplo).

La Plaza de María Pita, en la que se encuentra el ayuntamiento, es el centro neurálgico de la ciudad. Fue proyectada a mediados del siglo XIX y se trata de una plaza amplia, de más de 10.000 metros cuadrados, rodeada de edificios porticados y de las características galerías coruñesas.

Se llama así en honor a María Mayor Fernández de Cámara y Pita. En 1589, las tropas inglesas habían cercado La Coruña y consiguieron abrir una brecha en la muralla para asaltar la ciudad vieja. Se dice que María Pita, una mujer del pueblo que acababa de ver morir a su marido en esa misma batalla, mató al alférez inglés que comandaba el asalto. Tras ello, María Pita se subió a la muralla gritando «¡Quien tenga honra, que me siga!» y consiguió así que el pueblo se uniese a las tropas para defender su ciudad. Echaron a los ingleses y ahora hay una estatua de más de nueve metros presidiendo la plaza, para recordar el valor de esta mujer.

Entre las construcciones, destaca especialmente el Palacio Municipal, un edificio modernista construido a principios del siglo XX, en el que se encuentran diferentes dependencias del ayuntamiento. Se trata de una construcción relativamente sobria, de tres plantas y ático, en la que destacan las tres cúpulas rojas. En la torre más alta se encuentra el reloj y las campanas de bronce y estaño.

turismo coruña

Junto al palacio se encuentra la Iglesia de San Jorge, una de las iglesias cristianas más bonitas de la ciudad. Se trata de una edificación del siglo XIII, claro ejemplo de barroco compostelano. El interior, que merece la pena visitar, se encuentra profusamente adornado y presenta toda la estructura en piedra de sillería.

Como curiosidad, a pocos metros de la plaza de María Pita, detrás de la Iglesia de San Jorge, se encuentra la pequeña Plaza del Humor, un recinto urbano que pretende ser un homenaje a los grandes humoristas del mundo, desde Cervantes a Álvaro Cunqueiro. Dice la Lonely Planet que también está Dostoievski por allí… No sé qué decir.

Y si deambulas un poco por la zona podrás encontrar otras muchas plazas bonitas, como la de las Bárbaras; rincones emblemáticos como los jardines de San Carlos, en los que se encuentra enterrado Sir John Moore; casas cubiertas de hiedra, como en la que vivió Rosalía de Castro y un sinfín de sorpresas más.

Volviendo a los puntos más visitados de la ciudad, justo al otro lado de la Plaza de María Pita se encuentra la Marina o la Avenida del Puerto, que conducen a un lado al Castillo de San Antón y, al otro, al propio puerto. Si tenemos tiempo es un paseo bastante agradable y veremos una de las imágenes más emblemáticas de la Coruña: las galerías de La Marina. Se trata del conjunto acristalado más grande del mundo y le ha dado a esta urbe el sobrenombre de “Ciudad de Cristal”. Las galerías se construyeron en el siglo XIX, son la cara posterior de las antiguas viviendas de los pescadores y, de hecho, los soportales tienen el tamaño adecuado para poder cobijar las embarcaciones los días de temporal. A mí me parece precioso ver el sol reflejado en los cristales y como va cambiando de color a las diferentes horas del día.

El Castillo de San Antón, situado en uno de los extremos del área portuaria, fue construido a finales del siglo XVI para defender la ciudad de los ataques por mar. De ahí, su situación estratégica en un islote que desde el siglo XX se encuentra unido a tierra firme. A partir del siglo XVIII la fortaleza se convirtió en prisión y desde 1968 alberga el Museo Arqueológico Provincial.

En el otro extremo del área portuaria se encuentra el puerto de La Coruña. Es uno de los centros económicos de la ciudad, muy grande (cuenta con más de 6 kilómetros de muelles) y muy ajetreado. Personalmente, prefiero el muelle de Malpica de Bergantiños o alguno de los pueblos de la costa, ya que son más pequeños y los disfruto más, no me abruman tanto. Pero si queremos realizar una excursión en barco, vale la pena acercarse al de la Coruña, ya que desde allí salen pequeños barcos que te llevan a navegar por la costa. Es una forma de ver La Coruña desde una perspectiva poco habitual y es una buena actividad para hacer con niños.

Por último, no quiero cerrar este paseo por el centro sin mencionar uno de los aspectos que más me gustan de Coruña: su gastronomía. Aunque es verdad que en Galicia se come muy bien en casi cualquier parte, en Coruña hay una tradición y una cultura del tapeo y de los vinos a la que merece la pena echarle al menos un vistazo. De hecho, hay toda una zona, llamada “los vinos”, para ello. Esta zona comprende media docena de calles, desde la Estrella hasta la propia Plaza de María Pita, llenas de bares y tabernas donde degustar un buen pulpo, o una tapita de zorza, raxo o tortilla de patatas…

Y si te cae la noche y quieres conocer uno de los mejores locales enxebre de la ciudad, te recomiendo que no dejéis de ir A Repichoca. Allí podrás conocer la música tradicional en vivo y en directo, en sus increíbles foliadas y, para el que no conduzca, probar uno de los mejores licor café de la península. Altamente recomendable.

El Camping Sisargas se encuentra a unos 45 kilómetros de La Coruña, poco más de media hora en coche, por lo que es perfecto para ir a pasar el día. Hay un aparcamiento gratuito en la misma Torre de Hércules.

Si no te apetece conducir, hay un autobús directo desde la puerta del camping hasta Coruña, que tarda una hora y media. Puedes consultar los horarios en el tablón de información turística del camping o en la página web de Autocares Vázquez.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *